Consulte hoy mismo: +34-924111903 // Whatsapp: +34 656 699 716|area@areaabogados.com

¿Gananciales o Separación de Bienes?

/, Noticias - General/¿Gananciales o Separación de Bienes?

¿Gananciales o Separación de Bienes?

Una de las primeras preguntas que uno se puede llegar a hacer cuando va a contraer matrimonio es el régimen económico matrimonial que quiere que rija durante su matrimonio.

 

Noticia ÁREA gananciales o separación de bienes

 

De no establecerse nada, con carácter previo a la celebración de la unión, el régimen matrimonial por el que se regirán, será el dispuesto con carácter general en el lugar de celebración del matrimonio.

 

Una cuestión importante es saber que el hecho de elegir un régimen u otro no significa que durante la vigencia del matrimonio no se pueda cambiar y elegir otro régimen económico matrimonial diferente al inicial.

 

La elección de un régimen u otro a veces se hace por desconocimiento o por convicciones personales, etc., sin cuestionarse la conveniencia o consecuencias de tener uno u otro. Resultan muchos los aspectos que se podrían analizar al respecto, pero en este artículo nos proponemos analizar quien debe asumir las deudas contraídas vigente el matrimonio y saber si debe asumirlo el patrimonio ganancial o también el patrimonio privativo de los cónyuges.

 

noticia ÁREA gananciales o separación de bienes

 
 

Resulta más sencillo saber que de las deudas contraídas por ambos cónyuges o de uno con el consentimiento expreso del otro, vigente el matrimonio con régimen de gananciales, responden tanto el patrimonio ganancial como los privativos de cada cónyuge.

 

Resultan más dudas en cuanto a si se trata de deudas contraídas por uno de los cónyuges, vigente el matrimonio con régimen de gananciales.

 

El Tribunal Supremo en sentencia nº 10/2016 de 1 de febrero ha resuelto un supuesto en el que uno de los cónyuges, vigente el matrimonio y con régimen de gananciales contrae deudas. Con posterioridad a ello se rompe el vinculo conyugal y finalmente el esposo (quien contrajo las deudas) se declara en concurso.

 

La discusión en ese punto se basa en determinar si esas deudas deben integrarse sólo en el pasivo del esposo, y por lo tanto sólo responde de ellas el esposo, o si por el contrario se trata de una deuda ganancial y por lo tanto ambos cónyuges responde de ellas de forma solidaria.

 

En dicha sentencia finalmente se acuerda que las deudas son gananciales y que por ende ambos cónyuges responden de ellas de forma solidaria, tanto con el patrimonio que la sociedad de gananciales aún pudiera tener, como los propios patrimonios privados de ambos cónyuges, todo ello basándose en el hecho de que queda acreditado que las deudas discutidas lo fueron para satisfacer diferentes gastos familiares, resultando, en ese caso irrelevante el hecho de que para el endeudamiento existiera o no consentimiento del otro cónyuge, siendo así fundamental determinar si las disposiciones económicas o deudas contraídas se hicieron en beneficio de la familia, con independencia, en esos casos de que las contraigan los dos cónyuges o uno sólo sin consentimiento del otro.

 

Otro supuesto cada vez más habitual puede ser el de un matrimonio casado en régimen de gananciales que rompe el vínculo conyugal y firman un acuerdo o se dicta una sentencia por la que se acuerda que una determinada deuda, como por ejemplo pudiera ser el pago de un préstamo hipotecario o no, sea asumido íntegramente por uno sólo de los cónyuges.

 

noticias ÁREA gananciales o separación de bienes

En esos casos, resulta realmente importante saber que esos acuerdos o resoluciones que pudieran ser dictados no vinculan en absoluto al tercero acreedor, como es en ese caso la entidad bancaria que presta el importe.

 

Esos acuerdos o resoluciones sólo vinculan a las partes entre sí y nunca a los terceros acreedores, tales como las entidades bancarias, quienes, llegado el caso, podrían iniciar la correspondiente reclamación frente a ambos cónyuges (ya separados o divorciados), siendo afectados para la posible ejecución tanto el bien que pudiera estar hipotecado o bienes que aún, por falta de reparto, sean gananciales, así como los bienes privativos de cada uno de los cónyuges. Es decir, que podría darse el caso de que el cónyuge que por acuerdo privado deja de asumir la deuda vea embargados bienes privativos que incluso podría haber adquirido una vez roto el matrimonio o liquidada la sociedad de gananciales.

 

Es por ello que resulta conveniente que, de cerrarse un acuerdo similar, ante una liquidación de la sociedad de gananciales, vigente el matrimonio o tras extinguirse, antes de cerrar ese acuerdo se cuente con el consentimiento expreso de los acreedores en cuestión (en ese caso entidad bancaria) para que acceda a liberar al cónyuge que deja de asumir la deuda según acuerdo.

2016-03-29T15:18:05+00:00 marzo 29, 2016|Jurídico, Noticias - General|0 Comments