“Empresa Familiarmente Responsable” es la empresa que tiene, como uno de sus principios rectores fundamentales, el de establecer políticas y estrategias de empresa que permitan compatibilizar la vida familiar con la laboral. Así, se puede garantizar la estabilidad en el empleo con contratos indefinidos, programar horarios flexibles que permitan disfrutar de tardes libres, contemplar las necesidades que un trabajador pueda tener en un momento concreto para intentar amoldar su trabajo a estas circunstancias…

Es decir, es un campo totalmente abierto a hacer que se pueda hablar realmente de calidad de vida y trabajo y búsqueda de una satisfacción personalizada integral que repercuta positivamente en la productividad profesional. Y todo ello desde dos principios básicos: Responsabilidad y libertad. Esto es la responsabilidad acreditada por el empleado en su desempeño se compensa con libertad y flexibilidad organizativa.